Un espacio para el corazón

autoestima

Si vamos a ser “solo amigos” debes dejarme ir

¿Qué pasa cuando una de las dos partes se da cuenta de que, aunque adore a la otra y la convivencia sea increíble, nunca se abandonará la friend zone? ¡Aquí la historia de María!

¿Y qué tal si me perdono?

Frente al espejo, me descubrí alzándome la ceja como siempre, entonces me dije a mi misma; ¡Ya estuvo bueno de ser tan dura! y qué lo mejor era simplemente. Perdonarme.