Un espacio para el corazón

amor propio

¿Y qué tal si me perdono?

Frente al espejo, me descubrí alzándome la ceja como siempre, entonces me dije a mi misma; ¡Ya estuvo bueno de ser tan dura! y qué lo mejor era simplemente. Perdonarme.