Un espacio para el corazón

Lee esto cuando estés cansado de todo

¿Quién dijo que la vida no cansa? Cuando se es joven, uno está lleno de fuerzas y ganas de comerse al mundo pero… ¿qué pasa con el paso de los años? La vida y su maltrato nos cansa. ¿Eso es malo?

Sé lo que es sentirse cansado y no solo en el sentido físico. El mundo en el que vivimos es un lugar agotador, ingrato. Es infinitamente difícil y escasamente gratificante. Estás cansado simplemente porque vives en él. Estás cansado de amar demasiado, de preocuparte demasiado, de dar demasiado a un mundo que nunca te devuelve nada. Estás cansado de invertir en resultados indefinidos. Estás cansado de las incertidumbres.

Sé que no siempre has estado tan agotado y que hubo un momento en el que eras optimista y puro. Cuando tu optimismo superaba tu cinismo y tenías una cantidad infinita en ti para dar. Sé que has sido desmantelado y desgastado pieza por pieza: un corazón roto aquí y una promesa no guardada allí. Sé que el mundo no siempre ha sido amable en todos los juegos que has jugado y que has perdido más veces de las que has ganado. Sé que no te sientes inspirado para intentarlo de nuevo.

Porque la verdad es que todos estamos cansados. Todos y cada uno de nosotros. A cierta edad, todos somos nada más que un ejército de corazones rotos y almas doloridas, buscando desesperadamente la realización. Queremos más, pero estamos demasiado cansados para pedirlo. Estamos hartos de dónde estamos, pero estamos demasiado asustados para comenzar de nuevo. Necesitamos tomar riesgos, pero tenemos miedo de ver cómo todo se viene abajo a nuestro alrededor. Después de todo, no estamos seguros de cuántas veces podremos comenzar de nuevo.

Todos pensamos que estamos solos en nuestro agotamiento. Pero la verdad es que estamos cansados el uno del otro, cansados de los juegos que jugamos y las mentiras que contamos y las incertidumbres que nos presentamos. No queremos jugar al villano, pero tampoco queremos hacer el tonto. Entonces nuestras guardias suben. Nuestras defensas se irritan.

Sé lo imposible que se puede sentir seguir intentándolo y dándolo todo, cuando estás exhausto hasta el alma. Sé que los alegres ideales que alguna vez te prometieron ahora parecen cansados y sin esperanza. Pero esto es lo que pido si estás tan cerca de rendirte: dale una oportunidad más, con sentimiento. Sé que estás cansado de tus intentos. Pero la verdad sobre ese segundo viento de pasión es que nunca te darás cuenta de que lo tienes si no sigues corriendo por delante de la primera.

Todos somos más resilientes de lo que pensamos, y esa es una verdad indiscutible. Siempre hay más amor que somos capaces de dar, más esperanza de que somos capaces de tener, más pasión que somos capaces de liberar e inundar al mundo. Simplemente no caminamos lo suficientemente lejos en nuestros propios caminos para llegar al punto en el que vemos que esas acciones rinden frutos. Queremos resultados inmediatos y cuando no vemos ninguno, nos damos por vencidos. Dejamos que el agotamiento nos detenga. Nos frustramos por la falta de retroalimentación y asumimos que eso significa que tenemos que tirar todo el intento por la ventana.

Porque hay algo que todos detestamos admitir: ninguno de nosotros se inspira todos los días. Todos nos agotamos. Todos nos desanimamos. Y podemos trabajar a través de esos sentimientos. El hecho de que estés abatido y cansado y harto de la vida que estás viviendo no significa que no estés haciendo un cambio. Todas las personas que has admirado alguna vez tuvieron momentos en los que se sintieron totalmente derrotados en la búsqueda de sus sueños. Pero eso no les impidió llegar a ellos. Te permiten tropezar lentamente hacia tus mayores transformaciones. No siempre tiene que ser un asunto ardiente y flagrante.

Algunas partes de la vida ocurren en silencio. Suceden lentamente. Suceden debido a las decisiones pequeñas y cuidadosas que hacemos todos los días, que nos convierten en mejores versiones de nosotros mismos. Tenemos que darnos el tiempo para permitir que esas alteraciones sucedan. Para verlos evolucionar. Para no crecer irremediablemente frustrado en el intermedio.

Cuando estés cansado, ve despacio. Ve tímidamente. Pero no te detengas. Estás cansado por todos los motivos correctos. Estás cansado porque se supone que debes estarlo. Estás cansado porque estás haciendo un cambio. Estás agotado por todos los motivos correctos y es solo una indicación para continuar. Estás cansado porque estás creciendo. Y algún día ese crecimiento dará paso al rejuvenecimiento exacto que necesitas.

Con información de: enamorando.me

Comentarios

Comentarios

Unas palabras a quien nos dejó demasiado pronto

Hay veces que no es fácil olvidar a quien ya “se nos adelantó en el camino”. Checa esta emotiva carta de una de nuestras confidentes pasadas las fiestas de Día de Muertos en México.

Comentarios

Comentarios

Una carta al primer amor

¿Nunca han sentido ganas de escribirle a esa persona que, por los grandes momentos vividos y las experiencias, se convirtió en su primer gran amor? Aquí las palabras de una de nuestras confidentes.

Comentarios

Comentarios