Un espacio para el corazón

Las claves para una relación saludable y duradera

Todas las parejas son diferentes pero, de acuerdo a nuestra experiencia, tres son los pilares sobre los que una relación que busque ser exitosa- debe descansar: el respeto, la confianza y la comunicación.

Cada relación es diferente, eso es un hecho. Cada individuo en una relación requiere cosas diferentes, y los dos partes de una pareja tratan de encontrar un equilibrio igual. Mientras que la relación de una persona puede consistir en perder el tiempo y ser tonto la mayor parte del tiempo, la relación de la otra persona puede ser extremadamente protectora y cariñosa. La mayoría de las personas parecen mantener un equilibrio de ambos. Pero independientemente del extremo en que se encuentre tu relación, hay tres cualidades que cada relación debe tener: respeto, confianza y comunicación.

Cualidad 1: respeto
Cuando estás en una relación con alguien, definitivamente hay similitudes entre ustedes dos. Hay actividades que a ustedes les gusta hacer juntos y hay opiniones que ambos comparten. Pero también, al mismo tiempo, hay muchas cosas en las que ustedes dos pueden estar en desacuerdo. Y, eso es completamente normal. El hecho de que estés en una relación con alguien no significa que tengas que estar de acuerdo en todo. (De hecho, eso es un poco saludable porque, hasta cierto punto, estás perdiendo tu individualismo). Sin embargo, debes respetar las diferencias entre ustedes dos. Deben respetarse las diferencias en aficiones, creencias, objetivos, preferencias, personalidades y todo lo demás.

Debes escuchar a tu compañero cuando te esté diciendo algo sobre lo que no necesariamente tienes interés. Debes alentarlo a que sigan sus metas y pasatiempos, incluso si no se alinean con los tuyos. Pero, si colisionan con los tuyos, deberías conversar con él y llegar a un compromiso. Siempre debes valorar sus sentimientos. Además, debes respetar el espacio entre ustedes dos. Cuando estás enamorado, quieres pasar todo el tiempo juntos y hacer un montón de cosas. Pero, también es importante pasar tiempo separados el uno del otro. Este espacio te da tiempo para reflexionar sobre ti y la relación. Te da tiempo para pasarla con amigos y familiares. Sé que la mayoría de estas cosas parecen obvias y de sentido común, pero muchas personas se olvidan de aplicarlas en su relación.

Cualidad 2: confianza
Junto con el respeto, la confianza es fundamental para construir una base sólida para cualquier relación. Pero, la confianza también debe continuar a lo largo de los años. Una relación es un compromiso que tú y tu pareja necesitan para establecer las pautas y esas pautas deben seguirse con el paso de los años.
Hay dos partes importantísimas en el confiar: ser confiable y confiar en tu pareja.

1. Ser confiable
Cuando entablas una relación con alguien, hay algunas cosas que automáticamente se esperan de ti, como tu atención, tu tiempo y tu lealtad. Tu pareja quiere ser especial en tu vida, tanto como lo haces en su vida. Y es tu responsabilidad hacerlo sentir de esa manera. Hay muchas cosas que podrías hacer, como planear una cena romántica o simplemente hacer tiempo para ello en tu agenda tan apretada. Pero para que todos esos planes sean exitosos, debes ganarse la confianza de tu compañero, y a través de tus acciones y palabras, necesitas mantener esa confianza. Ser confiable consiste (pero no se limita a) no flirtear con otras personas, decirle a tu pareja la verdad sin importar las consecuencias, y guardarte sus secretos.

2. Confiar en tu pareja
Como la mayoría de las cosas en el mundo, la confianza también funciona en ambos sentidos. Debes dejar espacio entre los dos, y durante ese tiempo, deberías poder respirar libremente sin tener pensamientos negativos sobre lo que está haciendo tu pareja. Tienes que confiar en sus palabras. Por ejemplo, si su pareja te dice que está ocupada y que no pueden hablar contigo en este momento, debes creerle y comprender que volverá a hablar contigo lo antes posible. Además, en las relaciones, las inseguridades y los celos son comunes. Cuando te preocupas tanto por una persona, puede haber factores que te hagan preocuparte. Pero, debes confiar en tu pareja y su lealtad hacia ti. Si tienes alguna pregunta o pensamientos errantes, no asumas y/ o acuses. Conversa con tu compañero al respecto.

Cualidad 3: Comunicación
Por último, la comunicación conduce a una relación muy saludable. Tienes que comunicarle, sobre todo, desde las cosas que amas de los demás hasta las cosas que más te molestan. Comunicar las cosas buenas y felices suele ser muy fácil. Dile cómo te hacen feliz, qué hicieron para hacerte sonreír tanto, y todo lo bueno. Pero comunicar los problemas y las diferencias suele ser difícil para la mayoría de las personas. Siempre hay un miedo en lo profundo de tu corazón. ¿Qué pasa si, esto es y no podemos resolver las cosas? Sin embargo, es importante hablarlo todo antes de que las cosas comiencen a acumularse y explotar algún día. Cuando las cosas se acumulan, las pequeñas cosas que te molestan comienzan a ser más importantes y el preámbulo de una pelea mayor. Es más saludable sentarse y hablar sobre lo que te molesta y encontrar algún tipo de solución puede funcionar para los dos. Hará que tu relación sea aún más fuerte. Además, si tu pareja no está dispuesta a escucharte sobre un problema o no está dispuesta a buscar una solución, esa es una señal de advertencia (toma nota de ello).

Respetarnos mutuamente por nuestras similitudes y diferencias, mantener la confianza a través de los años y comunicarnos sobre todo, conducirá a una relación siempre saludable y duradera.

Comentarios

Comentarios

Carta a la madre de mi novio

Existen muchas historias donde nosotras, las novias, no podemos llevarnos bien (incluso tenemos grandes problemas) con las mamás de nuestros galanes. Yo la verdad, me considero afortunada.

Comentarios

Comentarios

Agradecimiento al hombre que me hizo madre a los 17 años

Quizá para muchas, el hecho de que esa persona que se creía especial se vaya pocos meses antes de ser madres, dejándolas solas, pudiese ser una experiencia traumática. A mí, ¡me hizo más fuerte!

Comentarios

Comentarios